Beneficios para las instituciones que certifican a su capital humano:

Fortalecer la credibilidad a los sectores empresariales para la contratación de personal competente.

Contribuir a una mejor alineación de la oferta educativa con los requerimientos de los sectores productivos.